Radares

El radar de tráfico es un radar que se utiliza entre otras aplicaciones para el control de la velocidad en el tráfico rodado. En España la Dirección General de Tráfico (DGT) ha desplegado radares fijos y móviles a lo largo de todo el territorio nacional.

Existen dos categorías principales de radares:

-Fijos: Están colocados de manera fija en diversos puntos de las carreteras: pórticos, cabinas y semáforos.

-Móviles: colocados en vehículos de la DGT, identificados o no, que pueden estar en cualquier sitio, esperando la incauta "presa", para enviarle una bonita y cara foto.


En función de la señal transmitida se distinguen dos tipos de radares, el radar de pulsos y el radar de onda continua:

-Radar de pulsos
El radar de pulsos envía señales en ráfagas muy cortas (millonésimas de segundo) pero de una potencia muy elevada. Para poder determinar la distancia, el radar de pulsos mide el tiempo que la señal tarda en alcanzar el objetivo y volver al receptor (tiempo de vuelo).

Si se realiza un seguimiento del objetivo con varios pulsos separados un determinado tiempo se puede conocer también su velocidad según los cambios de posición con cada pulso transmitido.


- Radar de onda continua
Los radares de onda continua, como su nombre indica, utilizan señales continuas en vez de ráfagas cortas.

Se diferencian dos tipos, el radar doppler y el radar FM.

1)El radar doppler transmite una onda continua de frecuencia fija. Cuando esta señal encuentra un objeto en movimiento de la onda reflejada cambia con respecto a la transmitida. Utilizando esta variación el radar determina la velocidad del objetivo.

2)Los radares FM también emiten señales continuas pero en este caso moduladas en frecuencia. A diferencia del radar doppler, estas varaciones en frecuencia de la señal transmitbida permiten no sólo conocer la velocidad del objetivo sino también su posición.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada